La invocación, un juego peligroso y satánico


La invocación es una película de terror, dirigida por Marc Meyers y protagonizada por Alexandra Daddario, Keean Johnson, Logan Miler y Amy Forsyth, en la que pretenden mostrarte las consecuencias de un juego muy peligroso. 


Heavy Metal y Satanismo en La invocación 

En 1988 Estados Unidos está viviendo una época desconcertante.  Se sabe de una serie de asesinatos que se están produciendo a lo largo del país, y, al parecer, los responsables son asistentes a los conciertos de Heavy Metal de varias bandas que están de gira por el país. 

En este ambiente se mueven Alex, Val y Beverly, tres chicas bastante liberales que van conquistando a algunos de los seguidores de la banda. Durante un concierto, conocen a Kovacs, Mark e Iván, tres chicos que se dejan seducir por sus encantos para acudir a la casa de verano de Alex. 

Por supuesto que los chicos están encantados con estas tres bellas y sexys chicas, pero, pronto se darán cuenta de que su seducción, proviene de algo más terrible y oscuro, que la música rock


Una trama para los amantes del Heavy Metal

Durante los primeros veinte minutos, de la invocación notarás que hay una notoria mención a las canciones y grupos de Heavy Metal mas destacados, pero, luego, la película se va poniendo cada vez mas oscura, reuniendo todo lo que más puedas temer no solo de esta música, sino de la asignación y relación que le han puesto con respecto al satanismo. 

Lo cierto es que estas chicas están absolutamente lejos de lo que sus angelicales rostros insinúan, pues, realmente el curso de la película plantea que ellas tienen que ver mucho con los asesinatos de los que se están teniendo noticias. 

La invocación es una película de terror, tapada con una capa cómica, que requiere un gusto específico por este tipo de género.