Deja que nieve, terror al límite


Imagina que, en medio de la cumbre de la montaña hay algo sumamente aterrador, un asesino que no parará hasta acabar con todos… de eso se trata Deja que nieve, una película de terror que poco tiene que ver con fantasmas, y sin embargo aterra más allá de lo que puedas imaginar


Deja que nieve, predecible pero aterradora. 

En los films de terror ya no hay nada que pueda catalogarse de absolutamente único. Las historias con asesinos por lo general son predecibles y Deja que nieve no se escapa a este tipo de catalogación, pero, lo cierto es que los escenarios de la nieve y la forma en que la sangre resalta en ellos, es, sumamente impactante. 

Deja que nieve tiene una historia algo interesante, Mia es una Snowboarder profesional, que se ha colado en una pista de esquí restringida, junto con Max, su esposo. Lo que parece ser simplemente una aventura que cualquier joven aficionado a este deporte estaría dispuesto a vivir, se convierte en toda una historia de supervivencia, cuando el conductor de un trineo enmascarado la persigue a ella y sus amigos con una insaciable sed de sangre. 

Max desaparece y Mia lo busca en medio de esta gélida naturaleza, con un asesino por demás ávido persiguiéndola y, por si fuera poco, con todas las trampas que una inhóspita montaña pueda ofrecer. 

Bajo la dirección de Stanislav Kapralov y Omri Rose, y con Ivanna Sakhno, Tinatin Dalakishvill y Alex Hafner como protagonistas, Deja que nieve es una de esas películas de terror que disfrutas ver y que de vez en cuando te hace saltar del asiento. 

Ríos furiosos bajo el hielo, avalanchas, profundos hoyos, espacios escarpados y, además un terrible asesino, sin lugar a dudas hacen de Deja que nieve una película un tanto interesante, que sin lugar a dudas puede funcionar para pasar un tiempo entretenido. 


Siguenos en Facebook

Entradas populares

Warrior

Skin (C)

El robo perfecto